sábado, 8 de enero de 2011

Nuestro patrimonio brilla de nuevo (y II)

Si en el anterior número hablábamos de los edificios, en este hablaremos del resto del patrimonio. En cuanto a obras pictóricas las intervenciones más destacables son las realizas en el cuadro de José Francés, conservado en el Ayuntamiento y restaurado por Bernardo Díaz y la recuperación de parte de los murales que Espolita pintó en la iglesia parroquial del Sagrado Corazón de Villalegre a mediados del pasado siglo. Estas pinturas se estaban perdiendo, aunque ya se han salvado gracias al arreglo de la techumbre, principal causa del deterioro debido a las filtraciones de agua.
En cuanto a figuras se pueden destacar las restauraciones efectuadas en el retablo de la iglesia parroquial de Miranda y en la imagen de María Auxiliadora de Llaranes, una imagen de autor desconocido del siglo XIX a la que se le añadieron varias repolicromías a lo largo de su vida y que fueron retiradas en la intervención de Mónica Villabrille y Blanca Rodríguez. Las imágenes de San Pedro y San Juan Evangelista ya se pueden observar en sus correspondientes capillas, en Rivero y Galiana respectivamente. Amabas imágenes presentaban un color negruzco producido por los humos centenarios de las velas y que ha sido retirado en ambas restauraciones, lo que ha dado lugar a críticas tanto a favor como en contra.
En la iglesia de San Nicolás de Bari se ha modificado el sagrario, para adaptarlo a los usos acordados en el Concilio Vaticano II, tras la remodelación del presbiterio del templo. Félix Granda dibujó hace años unos bocetos para la elaboración de este sagrario, pero nunca se realizó. Ahora, sus herederos (Arte Granda) han hecho realidad esta obra a partir de los dibujos originales.
Es de destacar también la labor que se está realizando en la restauración de la hemeroteca de “La Voz de Avilés”, así como la que se va a realizar en el “Fuero gemelo” adquirido este año por el Ayuntamiento de Avilés y algunos colaboradores.
En el resto de concejos que conforman en Alfoz de Gauzón, también se restaura. En Castrillón se está recuperando el mítico castillo de Gauzón, obra llevada a cabo por los arqueólogos Alejandro García e Iván Muñiz, que coordinaron también la restauración del Monasterio de la Merced. Además se está restaurando el complejo minero de Arnao, que ya terminó la fase de la locomotora “Eleonore”, adquirida en Bélgica en 1880 por la RCAM . Se restauró también la torre de la Iglesia de San Martín de Laspra, en Piedras Blancas, que se encontraba en mal estado.
En Gozón se restauró el cabildo de la Iglesia de Luanco y se intentará rescatar el mural de Antonio Suárez que se encuentra en el interior del viejo Ayuntamiento, a punto de ser demolido. También está pendiente de restauración la capilla de Susacasa, declarada Monumento Histórico.
En Illas se recupera la primitiva iglesia de La Peral y en Corvera se rehabilitó el viejo Ayuntamiento, en Nubledo, y que ahora alberga el Archivo Histórico del concejo.
Otros elementos van a ser restaurados y ya tienen su propio plan de intervención como son las capillas de San Lorenzo de Cortina, en Llaranes y la de San Pedro de Pipe, en Pillarno. Otros edificios de gran valor se quieren demoler como es el caso de la Iglesia de San Juan de Nieva, una joya única en Asturias, otros esperan a que alguien se acuerde de ellos, como la capilla de San Roque y Santa Apolonia de Villalegre o la del Espíritu Santo de Logrezana y otros ya se han demolido, como la magnífica Azucarera de Villalegre, y cuyos terrenos esperan, algún día, a albergar un simple edificio de viviendas mientras solo queda la chimenea como recuerdo de otra época.
El Revistín, Diciembre de 2010
Número 87

No hay comentarios:

Publicar un comentario